Thu27072017

Actualizado05:10:02

Back Actualidad Actualidad2 González Insfrán: “Pocos países tienen las ventajas que nos da el río y no la estamos aprovechando”
González Insfrán: “Pocos países tienen las ventajas que nos da el río y no la estamos aprovechando” PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Lunes, 04 de Mayo de 2015 06:47

En un encuentro en la Universidad de Belgrano, el Secretario General del Centro de Patrones, Julio González Insfrán, remarcó la vital importancia que tiene la Hidrovía Paraguay – Paraná como recurso natural para la Argentina, y la imperiosa necesidad y urgencia de sancionar una ley para favorecer la navegación.

 

“Pocos países tienen la ventaja geográfica de tener un recurso natural como el río que permite transportar cargas a un costo treinta veces menor que hacerlo por camiones. La Argentina lo tiene, y no lo usa, por falta de una política de Estado adecuada que impulse la navegación”. Con estas palabras cerraba este mediodía el capitán Julio González Insfrán -secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo de la República Argentina-, un encuentro referido a la importancia estratégica del transporte marítimo y fluvial, que se llevó a cabo en el Auditorio “Presidente Roca” de la Torre Universitaria de la Universidad de Belgrano.

Según se indicó a través de un comunicado, el evento estuvo organizado por las Carreras de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de Universidad y algunos de los sindicatos nucleados en la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA). Participaron importantes y destacadas figuras como el politólogo Rosendo Fraga; el director del Instituto de Seguridad Nacional y Asuntos Estratégicos, Julio Hang; el experto en industria naval, Eduardo Rapela; y el capitán Jorge Frías, secretario general de la Asociación de Capitanes y Pilotos de Pesca, que junto con el Centro de Patrones conforma desde diciembre pasado la Federación Argentina de Capitanes y Oficiales de Pesca (FACOP).

“Celebramos que este Gobierno considere que es de necesidad y urgencia promover el desarrollo, la eficiencia y la competitividad del transporte fluvial y marítimo, aunque lo hace a pocos meses de finalizar su mandato y después de doce años de haber estado gobernando sin haber tomado ninguna medida concreta para reactivar la flota mercante nacional”, señaló el dirigente gremial, en referencia al reciente Decreto de Necesidad y Urgencia –el DNU N°441– por el que la Presidencia de la Nación transfirió desde el Ministerio del Interior y Transporte al Ministerio de Economía todo lo referente a la elaboración, aplicación y fiscalización de flotas mercantes de río, cabotaje y ultramar.

González Insfrán dijo desconocer las razones profundas de este traspaso, así como las posibles consecuencias de que la legislación y el régimen de navegación hayan quedado en manos del Ministerio que conduce Axel Kicillof.

El secretario General del Centro de Patrones realizó un pormenorizado análisis de las asimetrías con que la legislación vigente en nuestro país condiciona a los barcos de bandera argentina en la Hidrovía Paraguay-Paraná, y les hace perder competitividad frente a los de bandera paraguaya y boliviana, que hoy, aseguró, “son los que transportan casi el 98 por ciento de la carga que circula por nuestros ríos, e incluso realizan el cabotaje entre nuestros propios puertos”.

Los mayores costos en concepto de cargas sociales o IVA  al cabotaje (que en los barcos paraguayos es menos de la mitad que para los argentinos), en carga de combustible (que los buques extranjeros pagan sin impuestos por tratarse de una “exportación”), o de renta presunta e ingresos brutos (que para los barcos que llevan la bandera del vecino país no existen), “hacen que sólo tengamos bajo bandera argentina 5 remolcadores y unos cientos de barcazas, mientras Paraguay, que sí supo aprovechar las ventajas de tener un recurso como el río, hoy tiene la flota fluvial más grande de Latinoamérica, y la tercera más grande del mundo”.

“Estos fletes que la Argentina no puede realizar por falta de barcos de bandera, porque no existen las políticas adecuadas, representan para nuestro país una pérdida de 5.000 millones de dólares anuales”, sostuvo, haciendo hincapié en la importancia de que esas divisas generadas por las exportaciones queden en el país para que el Estado invierta en salud, educación y seguridad.

El gremialista, que es capitán fluvial y además fue elegido en 2014 como vicepresidente de la Sección Regional de Navegación Fluvial de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), reclamó que el proyecto de ley para la Marina Mercante que el diputado Gustavo Martínez Campos impulsa en el Congreso de la Nación con apoyo de los gremios de trabajadores navales, “tome estado parlamentario este mismo año”.

Por su parte, el politólogo Rosendo Fraga ilustró el escenario internacional en que se da esta necesidad de dar incentivos al transporte de carga por barcos y a la industria naval. “En el último cuarto de siglo ha crecido enormemente la importancia geopolítica y estratégica del mar, tanto por la mayor circulación de carga como por la presencia de hidrocarburos”, destacó, y remarcó que en el caso particular de América del Sur, en especial, “la clave para la integración regional es física, y se da a través de los ríos”.

En opinión de Fraga, la importancia estratégica de los ríos y de la navegación fluvial crecerá, porque, según las proyecciones internacionales para el año 2030, “se van a necesitar más agua, energía y alimentos”, y Sudamérica puede ser una gran proveedora de los tres recursos.

Hang, en tanto, alertó que la misma situación de desatención que existe en la Argentina respecto de la presencia soberana en los ríos se da también en el ámbito marítimo, Al mismo tiempo, el experto en industria naval, Eduardo Rapela, avizoró un panorama internacional en el que cada país deberá arreglárselas solo para maximizar los recursos con los que cuenta en el mundo globalizado, y en ese mundo del futuro, asegura, “habrá ganadores y perdedores”.